23 October 2017 11:09 PM

Servicio de Información del Estado refuta el informe de HRW

Tuesday، 12 September 2017 - 12:14 PM

Luego de la denuncia de Human Rights Watch (HRW) el pasado día 6 el "uso sistemático de la tortura en Egipto contra los presos políticos", el presidente del Servicio de Información del Estado, Diaa Rashwan celebró una rueda de prensa para refutar el informe:

Enfoque importante

Antes de mostrar visión del Servicio de Información del Estado del último informe publicado por Human Rights Watch sobre Egipto, destacamos las siguientes realidades relacionadas con Egipto y la cuestión de los derechos humanos, en general :

1-     Egipto fue uno de los 48 países que aprobaron la Declaración Universal de Derechos Humanos en el 1948, mientras que 8 países se abstuvieron y 2 países no votaron.

2-     Egipto se considera uno de los países que más convenciones internacionales ha ratificado de entre los 18 acuerdos internacionales de derechos humanos. Aprobó 10 de ellos, igual que Japón, y supera a Israel ) 9 ratificaciones ( , EEUU y Malasia (5 ratificaciones para cada uno).

3-     Egipto participa efectivamente, desde la creación de las Naciones Unidas, en todas los órganos de derechos humanos, tanto los que se basan en la Carta de las Naciones Unidas o los que aplican los principales diez tratados internacionales sobre derechos humanos.

4-     Egipto participó en El Examen Periódico Universal (EPU) desde su creación por el Consejo de los Derechos Humanos en el 2006 y fue comprometido con ello en 2010 y el 2014. En el último examen del 2014 y ante las 300 recomendaciones presentadas por los países miembros sobre los derechos humanos en Egipto, rechazó solamente 23 y anunció su reconocimiento de otras 29. Mientras, aprobó 248 recomendaciones, entre ellas 224 de total apoyo y 24 de apoyo parcial. Las Naciones Unidas revisará el próximo año, 2018, la implementación de Egipto de estas recomendaciones.

5-     El gobierno egipcio y la sociedad se comprometen a la Constitución egipcia aprobada por el pueblo egipcio en 2014, y considerado lo más avanzada en la historia de las constituciones en Egipto en el ámbito de los derechos humanos y las libertades. Cuarta parte de sus 247 artículos está dedicada a afirmar las libertades y los derechos humanos fundamentales en lo que atañe a las libertades privadas y públicas, la política, la sociedad y la economía. Dichos artículos incluyeron la criminalización de la tortura, la discriminación, menoscabo de la dignidad humana y la violación de la vida privada. Además, pone énfasis en todas las libertades de expresión, publicación, creatividad, creencia, circulación, propiedad, trabajo, huelga y el estado de derecho.

6-     Egipto ha realizado en los últimos años cambios sin precedentes en su larga historia, lanzando dos revoluciones en el 25 de enero del 2011 y en el 30 de junio del 2013, que llevaron al derrocamiento, por primera vez en la historia, de dos presidentes y sus regímenes, que fueron juzgados y encarcelados  por la voluntad del pueblo y no por un golpes como ocurrió en algunos acontecimientos similares en la larga historia. Esto significa que Egipto está ahora en la etapa de la reconstrucción del Estado moderno con todos sus recursos más recientes. Es un periodo difícil,  por lo que pasó muchas naciones, durante la cual no todas las situaciones eran perfectas e ideales, había obstáculos que duraron mucho tiempo hasta que sean quitados por la evolución.

 

Sobre el informe

El enfoque anterior se considera una parte integral y principal de las notas generales y detalladas sobre el último informe publicado la semana pasada por Human Rights Watch sobre Egipto que son:

El título y el asuntos: una posición política segada y no derechos humanos 

Según las tradiciones aprobadas de las organizaciones respetadas de los derechos humanos, los informes cubren un periodo de tiempo (anual, semestral, trimestral o mensual) o se centran en una cuestión determinada en un periodo de tiempo lógico. A pesar de que el informe intentó dar una impresión de que tarta el asunto de las denuncias de tortura en Egipto, eligió un título político y no profesional que es “Bajo el mandato de Al-Sisi”. De ahí, parece claro el objetivo político de difamar el mandato del presidente Al-Sisi, porque la fecha de la publicación del informe que no coincide con ningún calendario del mandato del presidente. Aún faltan 9 meses para finalizar su primer mandato y no ha empezado el segundo para qué la organización prepare un informe sobre su mandato terminado.

Este objetivo se va confirmando porque el informe insiste en difamar y perjudicar el régimen en Egipto a través de la alineación con la cuenta de la hermandad musulmana de lo que ocurrió en el 30 de junio y el 3 de julio del 2013. Su relato pretende que el Ejército derrocó al ex presidente Mohamed Morsi haciendo caso omiso a la posición de la mayoría de los egipcios y lo que hicieron millones de ellos de una revolución popular contra el régimen teocrático autoritario de los hermanos musulmanes. Estos sesgadas acusaciones políticas no están colocadas  al final del informe ni en su medio, sino en los primeros dos párrafos de la primera pagina. En el primer párrafo calificó el régimen liderado por el presidente, Abdelfatah Al-Sisi, desde julio del 2013-según sus alegaciones- como "autoritario" desde el primer momento. En el segundo párrafo, aparte de todos los criterios profesionales de los informes de los derechos humanos, dice: "Al-Sisi intentó logara la estabilidad política a toda costa". Es una expresión que sólo aparece en los comunicados políticos de fuerzas políticas oponentes al presidente y a su régimen político.

Metodología: destruir las tradiciones de derechos humanos, y la Hermandad Musulmana es la única fuente

El informe destacó lo que ha denominado la metodología de su redacción, sobre la que tenemos una serie de observaciones profesionales :

·         El informe denuncia que todas las entrevistas con los supuestos torturados fueron llevadas a cabo por un solo investigador de la organización, lo que contradice las reglas metodológicas de la preparación de este tipo de informes tan sensibles. Las entrevistas deberían realizadas por un equipo de trabajo y no por una sola persona, por un lado para ser precisas y para evitar el sesgo potencial del investigador individual, por el otro.

·         La organización no señaló, en su metodología del informe, ninguna etapa posterior de verificación de las informaciones y los hechos recogidos por el investigador único en sus supuestas reuniones, vulnerando de este modo las normas establecidas en la metodología profesional de la elaboración de dichos informes.

·         El informe no mencionó que el único investigador había documentado sus supuestas reuniones con las 19 personas por cualquier medio, ni subrayó que han firmado sus declaraciones ni han presentado un consentimiento escrito para utilizarles en el informe.

·         El informe no especificó los lugares de las presuntas reuniones, si sean públicos o privados, abiertos o cerrados, colectivos o individuales. Es una práctica habitual que la naturaleza del lugar de reunión y el número de asistentes puedan afectar la información mencionada. Si el encuentro está realizado en una lugar que pertenece a los Hermanos Musulmanes, sea una casa o una asociación, y los entrevistados sean más de un individuo, esta reunión adoptaría una tendencia política pro la hermandad y contra el régimen político egipcio.

·         Lo más ambiguo y sospechoso es que el único investigador del informe, que tiene unas capacidades extraordinarias, logró llegar a estos 19 individuos a lo largo de Egipto durante un período de tiempo limitado, sin referirse a la ayuda recibida para alcanzarlos tan fácilmente en un país cuya población llegan a 93 millones personas aproximadamente. Según el informe, estos 19 individuos son miembros de la Hermandad o entre sus círculos, por lo tanto , no hay quien pueda ayudar al único investigador a alcanzarlos, sino el propio grupo, lo que explica su injusta parcialidad política contra el gobierno egipcio.

·         El investigador único del informe considera que lo mencionado por todas las supuestas víctimas en sus entrevistas con él son testimonios confirmados, haciendo caso omiso a mencionar las formas de documentar los supuestos daños sufridos, sea a través de fotografía, certificados médicos o documentos oficiales de policía. En cambio, la organización publicó un vídeo de un minuto y 46 segundos que contienen dibujos imaginados de la tortura que está sucedido en Egipto. Contraviniendo las tradiciones de las respetadas organizaciones en los casos de la denuncia de lesiones por la tortura, en particular- cuyos efectos duran mucho tiempo como arrancar las uñas- de tenerles acceso, o algunos de ellos, a un médico especialista, a un hospital o a una clínica especializada. El informe de la organización no hizo nada de esto.

·         En la mayoría de sus parciales datos negativos sobre la situación de los derechos humanos en Egipto, el informe se basó en casi una fuente: "la Coordinación Egipcia de Derechos y Libertades", una organización política que pertenece a la Hermandad Musulmana que utiliza los derechos humanos como cobertura y fue creada en agosto de 2014. Esta organización es la rama de egipcia de la llamada "la Coordinación Global para Apoyar Derechos y Libertades", que fue establecido en Doha el 9 de octubre de 2013 de conformidad con un decreto de lo llamado la conferencia internacional: The World Amid A Coup Against The Will & Free Choices Of The People, que se celebró en Estambul el 25 y el 26 de septiembre de 2013. La presentadora en el canal de la Hermandad Misr 25 y Rasd Network- que sigue la misma organización de Hermandad-, Marwa Abu Zeid, es la portavoz de la Coordinación.

·         Según la tradición establecida de los informes de derechos humanos sobre los abusos,  se usa expresiones neutras para describir los relatos hasta que se demuestren, utilizando por ejemplo palabras como presuntas o alegadas. El informe, que está contra el régimen político egipcio nunca utilizó estos términos, pero citó todas las acusaciones como hechos confirmados y probados.

·         El informe insistió en hacer caso omiso a todos los informes en este respeto publicados por otras grandes organizaciones de derechos humanos, que contradicen, en todo o en parte, con estas alegaciones. Entre ellas, por ejemplo, los informes del Consejo Nacional para Derechos Humanos en Egipto, la Organización Árabe de Derechos Humanos y la Organización Egipcia de Derechos Humanos, sobre denuncias de tortura, desapariciones forzadas, ejecuciones extrajudiciales.

·         Por último, a pesar de la imparcialidad deliberada del informe contra las autoridades egipcias, durante un año y siete meses desde el inicio de estas entrevistas presuntas, para la preparación de dicho informe, su equipo no trató conocer las percepciones y opiniones de las autoridades egipcias, en lo que se refiere a los que alegan haber sido torturados, y nunca han dado cuerpo a la solicitación por parte de ellos de hacer entrevistas con algún responsable egipcio, no se podría conocer si se ha desechado. El informe supuestamente publicó dos cartas generales enviadas el 23 de mayo de 2017 al Fiscal General egipcio y al Ministro de Interior, en las que no se dio detalles de los casos mencionados en el informe, sino un resumen general de todas las alegaciones de tortura.

Falsos relatos y oculta deliberado de la información

El informe contenía muchas informaciones falsas e inexactas, y parece que busquen deliberadamente condenar y acusar al régimen egipcio, dirigido por el presidente Abdelfatah Al-Sisi, de violaciones sistemáticas de los derechos humanos. Lo mismo sucedió, y con el fin de probar la misma acusación, cuando el informe hizo caso omiso, intencionalmente, a información “dura”, cuya difusión provoca viciar su objetivo político. La más destacada es:

-          El informe hizo caso omiso, de manera sistemática y deliberada, a toda información sobre los actos terroristas y matanzas sistemáticas que tuvieron lugar en Egipto, a mano de grupos terroristas de los hermanos musulmanes y otras organizaciones terroristas violentas, de modo que los supuestos casos de tortura parecen aislados del contexto general. La existencia de estos atentados terroristas no autoriza ni excusa ningún caso de tortura, y referirse- en este informe- a las víctimas y aquellos que perdieron su vida en estos atentados, es algo fundamental en los derechos humanos y uno de los deberes de cualquier informe respetable vinculado con estos derechos. El informe ignora que el número de mártires de civiles egipcios en estos actos terroristas desde enero de 2013 y hasta hoy ha superado los 700 mártires y heridos, mientras que el número de mártires llegó a las víctimas del ejército de varios cientos, y el número de mártires de la policía llegó a 1000 y alrededor de 20 mil heridos, además de 6 jueces, entre ellos, el Fiscal General Hisham Barakat que ha sido asesinado.

-          En la página 12 de la versión árabe, el informe mencionaba los acontecimientos de Idthadiya que tuvieron lugar el 5 de diciembre de 2012, cuando grupos armados de la Hermandad Musulmana atacaron y detuvieron a varios manifestantes pacíficos que salieron en protesta contra el ex presidente Mohamed Morsi. El informe deliberadamente no mencionaba el término “tortura” en su lugar correcto aquí, a pesar de la disponibilidad de decenas de vídeos que filmaron escenas de tortura y la emisión de sentencias judiciales de condena a los autores de la Hermandad.

-          También ignoraba los informes de la organización que pretenden defender la libertad de prensa y la protección de los periodistas, en los que se mencionaban la caída del mártir de prensa Al-Husseini Abou Deif, que fue muerto por los Hermanos Musulmanes en estos acontecimientos, al realizar su trabajo como fotógrafo, mientras que señalaron que hay ocho seguidores de Morsi habían muerto este día.

-          En la página 14 de la versión árabe, algunas partes del informe han sido despenalizadas por completo, entre ellas: “De los cientos de denuncias contra agentes de policía desde julio de 2013, la Fiscalía General investigó oficialmente en sólo 40 casos. En siete casos, en los que participaron 13 agentes de policía, los tribunales penales declararon “culpable” a los acusados, y el tribunal de apelación no parecía haber confirmado ninguna de estas condenas en el momento de redactarla. Hasta la fecha, ningún tribunal en la historia moderna de Egipto ha emitido un juicio final condenando a ningún elemento o agente de la “Seguridad del Estado” o la “Seguridad Nacional” por cometer violaciones”.

-          La información real en este respecto, y durante el período mencionado, es que el Tribunal de Casación- la autoridad suprema del sistema jurídica egipcio- se hizo extensiva el encarcelamiento de dos policías, un subcomisario y un agente en un caso de tortura, así como 2 subcomisarios fueron condenados a 3 años de prisión en otro caso, otros 2 subcomisarios condenados a 10 años en otro caso, y 5 años de cárcel contra un policía en un caso.

-          Los tribunales penales también han impuesto penas de prisión a 60 oficiales, un subcomisario y un agente de policía, y que aún están en las fases de apelación y de casación o la reapertura del proceso.

-          Unos 45 oficiales de policía de distintos rangos comparecen ante los tribunales en casos y las investigaciones de la Fiscalía General siguieran todavía su curso. Estas cifras de acusados y penados de los agentes de policía deben ser incluidas en los casos de tortura o de violación de los derechos humanos.

-          Es de mencionar que el Ministerio de Interior cuenta con unos 40.000 oficiales y cerca de 300 mil subsecretarios y agentes, lo que significa que el número de agentes acusados es una  ínfima proporción.

- En la página número 22 de la versión árabe, el informe trata la situación de Omar Al-Showeikh confirmando que ha sido detenido el 24 de marzo de 2014, tiempo en el que Al-Sisi no fue elegido como presidente. Esto acentúa el objetivo político de la organización de difamar el régimen de Al-Sisi, como está claro en el titulo  del informe.

- En la página número 31 de la versión árabe, el informe aborda el caso de Khaled de Alejandría y la sorpresa se reside en que ha sido liberado tras ser torturado por la Fiscalía Militar que, según las denuncias de la HRW, sigue al Ejercito, el presidente y gobierno militar. Por ello, debe ser más cruel con los acusados, lo que no se ha realizado según el informe.

- En todos los 19 casos mencionados por el informe, sus autores, deliberadamente, no señaló las acusaciones de las personas supuestamente torturadas para incitar al lector a simpatizar con ellos. Esto no significa que referirse a la gravedad de las acusaciones y los hechos justifica la tortura o el abuso a los acusados, pero pone al lector del informe en el contexto completo, porque, fueron acusado por matar, bombardear, quemar y asesinar.

Notas finales

Además de todo lo anterior, hay algunas notas generales y finales sobre el informe, entre ellos se destacan:

·         La primera nota general según lo mencionado en el informe y sobre el tema de la supuesta tortura de los hermanos musulmanes y otros grupos terroristas encarcelados  se relaciona con lo que pasaba durante la era de Mubarak. Los acusados y los abogados en todos los casos del terrorismo plateaban el tema de la tortura en las audiencias y pedían realizar un examen médico. El tribunal admitió las denuncias y no se tendrían en cuenta las confesiones hechas antes del juicio, como ocurrió en el caso de la Organización de Yihad en 1981 en el que había 301 acusados. Tras examinar cientos casos en los que los hermanos musulmanes fueron juzgados después de la Revolución del 30 de junio de 2013, la cuestión de la tortura no fue planteada sino por cinco líderes en dos casos. El tribunal aceptó la solicitud y les transmitió a la medicina forense y la investigación aún no se acabó. Este resultado confirma la falsedad de las alegaciones de tortura por parte de los Hermanos Musulmanes y de este informe. Si fuera real, la Hermandad aprovecharía la oportunidad para suspender sus juicios, condenar la política y difamar internacionalmente al régimen político, lo que no ocurrió.

·         El informe sólo señaló dos casos supuestamente torturados que plantearon este tema en el Tribunal y pertenecían al Estado Islámico. En general, los miembros de EI son los que suelen  suscitar el tema de la tortura en los juicios, casi cuatro veces, lo mismo que hacían las organizaciones violentas, que les corresponden, en la era de Mubarak, como hemos mencionado antes. Esto refleja la contradicción del informe sobre el relato de los acusados sobre la presunta tortura ante la fiscalía y su rechazo de su aprobación sin plantearlo ante el tribunal y ante los medios de comunicación.

·         Al final, si tenemos en cuenta el número de los detenidos por parte de la organización  que se estiman en diez mil personas, aparece la extrema debilidad de la supuesta proporción de tortura de estos números, ya sea exagerado o real. Estos números,  proporciones y periodos afirman que no hay una tortura sistemática en Egipto y que son sólo casos individuales. A pesar de ser pocos casos no hay que dejarles sin un castigo legal estricto.

Noticias Relacionadas

Más visitado

From To