15 December 2019 10:25 PM

Intervención del presidente Al-Sisi en la cumbre del Consejo de Seguridad para reformar las operaciones de paz

Sunday، 24 September 2017 - 01:16 PM

Excmo. Sr. Hailemariam Dessalegn, primer ministro de Etiopía y presidente del Consejo de Seguridad,

Excelencias Señores presidentes y jefes de Estados miembros del Consejo de Seguridad,

Señoras y señores representantes,

Me complace mucho participar hoy en las actividades de la cumbre del Consejo de Seguridad sobre implementar las prometidas reformas de Operaciones de Mantenimiento de la Paz celebrada por una iniciativa de Etiopía.

Desearía antes que nada felicitarles por la aprobación del proyecto de un resolución titulada "Auditoría de operaciones de mantenimiento de la paz" que se considera un paso hacia el camino correcto para reforzar la arquitectura de paz y seguridad del Consejo de Seguridad.

Señor presidente,

Miembros presentes,

Egipto ha sido de los precursores Estados que apoyan a las operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas a partir de su participación en la primera misión multidimensional de mantenimiento de la paz en Congo en 1960 llegando a ser el séptimo mayor Estado contribuyente con las fuerzas en las operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas actualmente. El número de las delegaciones en que ha participado Egipto ha llegado a 37 operaciones de la ONU con total de fuerzas que supera los 30 miles de personas desde el inicio de nuestra participación en las operaciones de paz en Asia, África, América Latina y Europa.

A lo largo de estas décadas, Egipto nunca ha rechazado participar en las misiones más duras y de mayor riesgo de la ONU. Asimismo ha prestado mucha atención a la formación y la confirmación de competencia y profesionalidad de alto nivel de modo que ha sido un prototipo a seguir en el comportamiento, el compromiso y la intolerancia con todo tipo de abuso. Ha contribuido también en constituir las habilidades regionales para el mantenimiento de la paz, en particular, las africanas y árabes.

 

 

Señor presidente,

Miembros presentes,

Hoy estamos acogiendo la resolución de revisar las operaciones de mantenimiento de la paz esperando que dicha resolución sea un paso hacia el camino de la reforma actual que está llevando a cabo la organización concentrando en el tratamiento de las deficiencias técnicas y operacionales con el fin de llegar a una visión integral para los métodos de prevención de conflictos y sostenibilidad de la paz para cumplir con esta visión y con los mecanismos necesarios de la toma de decisión. 

En este contexto, desearía plantear los siguientes puntos:

Primero: acentuar la importancia del mantenimiento de la paz como una de las herramientas más importantes de la Comunidad Internacional para establecer la seguridad y la paz internacionales. Sin embargo no debe ser la única herramienta para conseguir este objetivo porque el mantenimiento de la paz no es una alternativa de los esfuerzos diplomáticos preventivos y la construcción de la paz entre otras herramientas políticas, sociales y económicas.

Segundo: es estrechamente relacionado con el anterior llamamiento de Egipto a la comunidad internacional para dar la prioridad a los esfuerzos de la solución de los conflictos y priorizarlos a la gestión del conflicto de la que ha originado la suspensión de los conflictos y la continuidad de los mismos durante décadas como estamos experimentando en nuestra región árabe y nuestro continente africano, conflictos que han sido estallados rápidamente por las crisis políticas, sociales y económicas.    

En este contexto, me gustaría sumarme a  los comités de auditoría de la ONU de 2015, que han acordado- por unanimidad- que se den prioridad a los esfuerzos políticos, como base de las diversas funciones de las Naciones Unidas, tanto de mantenimiento de la paz como de misiones políticas especiales.

Tercero: A pesar de la importancia del papel desempeñado por las Naciones Unidas, su rol  no puede ni debe ser un sustituto del de los gobiernos o las instituciones de acogida, y no debe tratar de imponer la tutela sobre éstos, sino que debe trabajar para crear y una política integradora para fortalecer la implicación nacional y promover los esfuerzos de reconciliación, con lo que refleja las prioridades de esos Estados y sociedades.

Me gustaría hacer hincapié en la importancia de no imponerse modalidades o ciertos sistemas políticos a los Estados en situaciones de conflicto y dar la atención necesaria teniendo en cuenta sus especificidades políticas, culturales y sociales para asegurar el éxito de los esfuerzos de las operaciones de paz, seguridad y consolidación de la paz.

Quisiera señalar también que la responsabilidad de proteger a los civiles y el papel fundamental que desempeñan las fuerzas de mantenimiento de la paz en este contexto no debe basarse en la responsabilidad primordial de los países anfitriones de proteger a sus ciudadanos, sino que debe ir acompañada del desarrollo y la ampliación del concepto de protección, lo que fomenta las capacidades de dichos países y las comunidades de acogida  con sus características y prioridades.

Cuarto: Permítaseme ser claro, el monopolio de algunos estados de la formulación de los mandatos de las operaciones de mantenimiento de la paz, sin tener en cuenta las preocupaciones e intereses de los países que acogen estas operaciones, es algo no es favorable para el éxito de esas tareas, y puede no ser práctico en la aplicación, lo que resulta en muchos casos, la falta del entendimiento común entre el Consejo de Seguridad, la Secretaría de las Naciones Unidas y los Estados participantes en las operaciones de mantenimiento de paz. Por lo tanto, hago un llamamiento para crear un mecanismo de consulta institucional efectiva entre estos tres partes para que puedan consultar en todas las fases del desarrollo, la renovación y la revisión de los mandatos de las misiones de las Naciones Unidas.

Por último, no hay duda alguna que la responsabilidad primordial de mantener la paz y la seguridad internacionales recae en el Consejo de Seguridad, pero también es cierto que hay un papel importante y vital de las organizaciones regionales ubicadas en las zonas de conflicto, un papel establecido  en el Capítulo VIII de la Carta de las Naciones Unidas. Me gustaría hacer referencia específicamente a la Unión Africana, que ofrece su exitosa asociación con las Naciones Unidas dando un modelo para los otros países, sobre todo en las misiones de mantenimiento de paz dirigidas por la UA para estabilizar la situación o en cuanto a las  operaciones híbridas llevadas a cabo por ambas organizaciones, algo fundamental para la estructura de paz y seguridad africanas y el papel de África en la resolución de conflictos en el continente.

Dicha cooperación debe ser fortalecida, basándose en las ventajas comparativas que dispone la ONU y la UA, en un momento en que las Naciones Unidas tratan de optimizar los recursos destinados.  Mencionaría aquí la importancia de promover los acuerdos de asociación entre ambas organizaciones firmados en abril pasado.

Las Naciones Unidas deben prestar más atención a otras organizaciones regionales y contribuir a mejorar sus competencias y desarrollar suss capacidades en lo tocante a la alerta temprana, mediación y arreglo pacífico de las controversias. Me refiero particularmente a la Liga de los Estados Árabes, que puede tener un papel regional activo en el mundo árabe.

Señor Presidente,

Miembros presentes,

Quisiera reiterar que Egipto sigue desempeñando su papel regional e internacional y que hace todo lo posible por eliminar los obstáculos que entorpecen la paz y la seguridad internacionales y lograr la paz y la estabilidad duraderas en el mundo por medio de nuestra participación activa en las organizaciones internacionales y regionales y seguir mejorando nuestra contribución en las operaciones de mantenimiento de paz.

Gracias.

 

 

 

Noticias Relacionadas

Más visitado

From To