19 September 2019 09:27 PM

“Los Hermanos Musulmanes, Al-Jazira y la fábrica de sangre”

Sunday، 16 March 2014 - 12:00 AM

Yasser Abdel Aziz

Artículo de Yasser Abdel Aziz, publicado en al-Masry al-youm , el 16 de marzo de 2014

No hay que olvidar nunca que el eslogan principal de los Hermanos Musulmanes con el que entraron a la vida política egipcia a través de una competición electoral era  “el Islam es la Solución” y que el eslogan con el que entraron a las últimas elecciones parlamentarias y presidenciales era “Llevamos el bien a Egipto”.

Tampoco hay que olvidar que hoy en día no pueden usar ninguno de los dos eslóganes. Ya tuvieron la oportunidad de gobernar y lo hicieron de la forma más lejana a los valores, la tolerancia y la cordura del Islam. Es verdad que “llevaron” a Egipto “muchas cosas” desde que tomaron el testigo del poder, pero nada más lejos del “bien”.

Todos los que ejercen la política o la siguen, entienden la necesidad de que cualquier estado, organización, facción o movimiento político tenga su eslogan o sus mensajes principales que ponen el marco general de su discurso, fijan las prioridades y agrupan los partidarios. De Ahí, que los “hermanos” siempre han operado en el marco de un eslogan principal y a través de un mensaje claro de cara a la esfera pública y a sus partidarios al mismo tiempo.  

A posteriori del 30 de Junio de 2013 los Hermanos Musulmanes se quedaron sin eslogan, sin un mensaje claro y sin ningún discurso adecuado o convincente. Ni su discurso sobre el “Islam” podía tener efecto, ni hablar sobre el “bien” era lógico, ni aferrarse a “la democracia” resultaba creíble. Además, su discurso sobre la “legalidad” no provocaba más que la ironía. ¿Qué hacen entonces los Hermanos Musulmanes? Su presidente fue derrocado por una revolución popular donde participaron millones de personas a lo largo y ancho del país tras una gestión fracasada, ineficiente, autoritaria y fascista de un líder débil que no era más que un simple seguidor de una organización internacional con fines sospechosos y ambiguos. ¿Cómo volver entonces a la escena política? ¿De qué puerta? ¿Y con qué justificación?  

 No hay otra vía más que “la sangre”. De ahí viene “Rabaa”

¿Por qué recordamos este día del desalojo de la acampada de Rabaa aunque fue ya hace meses y a pesar de que estamos ya a principios de nuevas elecciones presidenciales a través de las cuales aspiramos tener un decente presidente que respeta el concepto del estado y que empiece con nosotros a enfrentarse a los enormes desafíos?  

Anteayer, el viernes sobre la 1:50 Am, el canal de Al-Jazira Mubasher Masr dividía, como de costumbre, su pantalla en cuatro marcos. En uno de ellos,  aparecían unas decenas de personas manifestando en un estrecho callejón de la zona de Shurba Al-Khaima alzando sus manos con el eslogan de Rabaa sin más gritos. En los otros tres cuadros, se grababa lo que calificaban como manifestaciones semejantes en Beni Youssef, Qüesna y Helwan. Al son de las escenas emitidas por dichos cuadros, que darían la impresión a quienes los están viendo desde fuera de Egipto que todo el país está en la calle para “derrotar al golpe”, el interlocutor preguntaba a su invitado: “a su juicio, ¿Cuál es el eslogan que más puede atraer a las diferentes clases sociales egipcias para participar en las manifestaciones contra el golpe? ¿Serán los eslóganes de naturaleza política o los de carácter social? La respuesta clara, directa y drástica del invitado fue una sola palabra “la sangre”. El interlocutor se vio aturdido e intentó llamar la atención del invitado a lo que acaba de decir. Le repitió la pregunta otra vez pidiendo una contestación diferente, pero el invitado añadió entonces una aclaración “Nuestra sangre que se derrama en las manifestaciones es la que derrotaría al golpe”. Entendemos ahora mejor lo que hace Al-Jazira y sabemos la estrategia de los Hermanos, interpretamos mejor los asesinatos a los oficiales y los soldados, la implantación de los explosivos y el lanzamiento del Molotov, desciframos los comunicados de algunos estados condenando “el uso de la fuerza letal por parte de las fuerzas de seguridad de Egipto” y comprendemos más las voces que quieren privar las fuerzas de seguridad egipcias de su derecho a la autodefensa, de su capacidad de defender a nuestra nación de una facción que quiere volver a la política, o destruir al país, a través del derrame de la mayor cantidad de sangre.  

 

 

Noticias Relacionadas

Más visitado

From To