20 February 2020 02:05 PM

SIS: Deportación de la corresponsal de The Times por violar la Ley y las normas de acreditación

Monday، 26 March 2018 - 02:04 PM

En las últimas 24 horas, varios medios de comunicación extranjeros publicaron nuevamente el artículo de Bel Trew, corresponsal de The Times, sobre su expulsión de Egipto hace más de un mes. Esos medios de comunicación no solo han republicado y difundido la historia de Trew sin ningún escrutinio o preguntas a las autoridades egipcias pertinentes, sino han basado en su cuenta para lanzar ataques injustificados de manera poco profesional contra los llamados "opresión de la libertad de prensa, opinión y expresión en Egipto".


Sobre esa situación, el Servicio de Información del Estado desea realizar las siguientes observaciones con la intención de aclarar los hechos:

- Trew, ha sido una periodista acreditada en el Centro de Prensa para Corresponsales Extranjeros hace cinco años, a lo largo de este tiempo nunca ha sido cuestionada ni reprochada sobre el contenido de su cobertura de las cuestiones egipcias, pese a que es siempre llena de de críticas, errores profesionales e información errónea.

- Egipto, como otros países, tiene un sistema claro para la acreditación de corresponsales extranjeros, pues, cada corresponsal debe tener  una tarjeta de prensa emitida y renovada anualmente por el Centro de Prensa para Corresponsales Extranjeros. Debido a circunstancias técnicas, las tarjetas de prensa de 2018 no fue entregada aún a todos los corresponsales extranjeros. Se emitieron tarjetas de prensa temporales para todos los corresponsales hasta la emisión de otras permanentes de 2018. La entrega de las tarjetas de prensa temporales comenzó en enero de 2018.

- Trew no se presentó al centro de prensa para extraer su tarjeta de prensa temporal para 2018, como hicieron todos los corresponsales extranjeros acreditados en Egipto. Aquí, encontramos su primera violación de la ley y las reglas del trabajo de los corresponsales extranjeros en Egipto. Según su relato, había ido al barrio de Shubra el 20 de febrero 2018 (unos cincuenta días después del inicio de la extracción de las tarjetas de prensa temporales) sin llevar una tarjeta de prensa oficial, es decir,  ejerce un trabajo periodístico sin licencia .

- Allí, en Shubra, apareció su segunda violación de la ley egipcia y las normas que rigen el trabajo de los corresponsales extranjeros en Egipto. Trew filmó entrevistas en la calle utilizando equipos de video y fotografía sin tener los permisos necesarios de del Centro de Prensa del SIS.

- Como resultado de estas dos flagrantes violaciones, las autoridades egipcias pertinentes decidieron deportar al periodista británico, en virtud de los artículos 13 y 19 del Pacto de Derechos Civiles y Políticos, ratificado por Egipto y de acuerdo con este pacto, ha promulgado su propio código relacionado con la entrada y estancia de extranjeros.


El artículo 13 estipula que:

El extranjero que se halle legalmente en el territorio de un Estado Parte en el presente Pacto sólo podrá ser expulsado de él en cumplimiento de una decisión adoptada conforme a la ley; y, a menos que razones imperiosas de seguridad nacional se opongan a ello, se permitirá a tal extranjero exponer las razones que lo asistan en contra de su expulsión, así como someter su caso a revisión ante la autoridad competente o bien ante la persona o personas designadas especialmente por dicha autoridad competente, y hacerse representar con tal fin ante ellas.


El artículo 19 estipula que:

1. Nadie podrá ser molestado a causa de sus opiniones.

2. Toda persona tiene derecho a la libertad de expresión; este derecho comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole, sin consideración de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa o artística, o por cualquier otro procedimiento de su elección.

3. El ejercicio del derecho previsto en el párrafo 2 de este artículo entraña deberes y responsabilidades especiales. Por consiguiente, puede estar sujeto a ciertas restricciones, que deberán, sin embargo, estar expresamente fijadas por la ley y ser necesarias para:

a) Asegurar el respeto a los derechos o a la reputación de los demás;

b) La protección de la seguridad nacional, el orden público o la salud o la moral públicas.

Las siguientes observaciones invalidan el relato de Bel Trew sobre su expulsión  de Egipto por "opresión" de la libertad de periodismo y expresión :

-  La corresponsal inglesa había solicitado de permiso del Centro de Prensa el 11 de enero para cubrir las elecciones presidenciales, mientras estuvo en Egipto. La Autoridad Nacional Electoral le concidió el permiso el 22 de marzo del 2018, es decir más de un mes después de su salida de Egipto. El permiso fue entregado al Centro de Prensa para Corresponsales Extranjeros. Bel Trew ha sido notificada de la emisión del permiso a través de la Oficina de Comunicaciones e Información de la Embajada Egipcia en Londres por ser residente allí. Tal procedimiento niega todo lo citado en su artículo y en muchos medios de comunicación. Su solicitud de permiso para cubrir las elecciones presidenciales ha sido emitido conforme con la ley egipcia y las reglas de La Autoridad Nacional Electoral, a pesar de sus dos violaciones mencionadas anteriormente de la ley egipcia y de los reglamentos de trabajo de los corresponsales extranjeros en Egipto, por las que fue deportada .

-  Reafirmamos el interés de las autoridades egipcias y el SIS en la libertad de prensa y expresión en Egipto, puesto que 627 corresponsales residentes y visitantes han solicitado cubrir las elecciones presidenciales y todos obtuvieron los permisos solicitados sin excepción. Las criticas, los errores profesionales y la información incorrecta de algunos corresponsales sobre la situación en Egipto no impidieron obtener licencias para cubrir las elecciones presidenciales .

-  Hay dos realidades que afirman las observaciones anteriores: la primera, hay en Egipto alrededor de 1200 corresponsales extranjeros acreditados por el SIS y Bel Trew es la única que fue deportada, es decir un porcentaje en menos de uno de cada mil, por razones legales y de procedimientos. La segunda, desde la Revolución del 25 de enero del 2011, ninguno de los periodistas fue deportado, a pesar de las circunstancias difíciles que Egipto vivía .

La constitución del país estipula la libertad de prensa y expresión de los corresponsales extranjeros en Egipto y la facilitación de su trabajo es uno de los deberes del SIS. Sin embargo, la aplicación de las normas y las prácticas del periodismo reconocidas internacionalmente es una de las obligaciones más importantes de quienes trabajan en este ámbito .

El SIS considera este comunicado, además de ser una aclaración de la verdad destinado a todos, una respuesta y corrección de lo publicado por los medios de comunicación extranjeros acreditados en Egipto. El SIS pide de estos medios de comunicación publicar esta aclaración en conformidad con el derecho de respuesta.

Noticias Relacionadas

Más visitado

From To