22 October 2017 07:57 PM

El “triángulo de Oro” de la riqueza mineral
(Quena/Kift-Safaga-Alqusir)

Tuesday، 28 October 2014 - 12:00 AM

 

Una de las más destacadas áreas que el gobierno actual aspira a explotar para activar la economía y al mismo tiempo desarrollar el sur del país es la que se ha dado en llamar el “Triángulo de Oro”. La base de este “triángulo” se extiende a lo largo de unos 80 Km en la carretera costera del mar Rojo que conecta las ciudades de Safaga al norte y Al-Quseir al sur  y su vértice se sitúa en la frontera de la provincia de Quena en el valle del Nilo al oeste de la base.

El marco proyecto pensado para dicho “triángulo” tiene como objetivo propiciar el desarrollo sostenible en el Alto Egipto estableciendo un núcleo agroindustrial, comercial, turístico y de servicios. Está previsto también explotar la ubicación estratégica de la zona para la promoción de zonas de inversión en las actividades mineras y las industrias que las alimentan. Cabe mencionar que la zona cuenta con varias carreteras y puertos locales y principales, tales como los puertos de Alqusir, de Safaga y de Hamrawein, además de dos aeropuertos, el de Luxor y el de Marsa Alam.

El desarrollo del “triángulo de Oro” forma parte de la estrategia del desarrollo urbanístico del sur del Alto Egipto basada en el establecimiento de cinco zonas industriales que son (Hamrauin, Al-Nuseir, Marsa Alam, Al-Alaqui, Sur de Shalateen) que crearán cerca de 6.500 puestos de trabajo. Dicha estrategia incluye también continuar con el proyecto de Toshka y el Owainat del Este y la construcción de dos nuevas ciudades y varias aldeas. En el marco de esta dicha estrategia unos 51 mil feddanes se asignarán a la creación de piscifactorías al norte de Shalateen con un potencial de 17 mil puestos de trabajo y un centro para la industria pesquera que ofrecería 1600 puestos de trabajo, así como se modernizarán los puertos comerciales y turísticos en la región. Por otra parte, se pretende hacer de la ciudad de Halayeb una sede de los servicios aduaneros y la ciudad de Abu Ramad como centro del comercio con Sudan y Arabia Saudí.  

Factores del desarrollo del Triángulo de Oro

1-      Las actividades mineras

De acuerdo con el mapa minera de la zona del Triángulo de Oro , ésta contiene materias primas de diferentes metales cuya calidad supera sus homólogos de otras partes del mundo, tales como: fosfato, hierro, oro, manganeso, cromo, estaño, aluminio, talco, azufre, feldespato, titanio, vanadio. La misma zona es rica también con los componentes de los materiales de construcción que van desde la arena, la piedra caliza, la arcilla, el yeso, las materias primas del cemento hasta las piedras preciosas y semi-preciosas y los elementos terrestres raros como el níquel y el barita.

2-     Las actividades industriales

El proyecto del Triángulo de Oro incluye la promoción de una serie de industrias que dependen de los metales y las materias primas disponibles en la región, como la extracción de alúmina, la producción de ladrillos de arcilla y de bentonita con el propósito de la purificación del aceite vegetal y la fabricación de cosméticos así como la producción del cristal y el vidrio de contenedores de la arena de sílice, la fabricación de carbonato de calcio precipitado y del papel de la piedra caliza y la concentración y separación del feldespato de la arena.

3-     Actividades turísticas

Buena parte del “triángulo de oro” cuenta con un gran potencial turístico en vistas de la facilidad de acceso al triangulo, la posibilidad de integración de los programas turísticos de playas con el turismo de safari, la riqueza histórica y arqueológica de las zonas cercanas en el valle del Nilo, la posibilidad de expansión turística y los servicios turísticos.

4-     Actividades agrícolas

    El sector de las plantas medicinales y aromáticas es uno de los elementos más importantes en el triángulo ya que el valor de las exportaciones potenciales del  mismo llega a unos 600 millones de libras y más de 140 mil puestos de trabajo en los diferentes procesos agrícolas e industriales. Por ello, el proyecto del Triángulo de Oro tiende a promocionar el cultivo de las plantas medicinales y aromáticas con valor terapéutico para que se utilicen en la industria farmacéutica (medicamentos para el tratamiento de enfermedades hepáticas), como la planta de Echinops spinosissimus y la alcachofa, además del cultivo de plantas de valor económico como albahaca, menta, hinojo y Artemisia.


Noticias Relacionadas

Más visitado

From To