26 June 2019 12:23 PM

Intervención del Presidente de la República Árabe de Egipto Abdelfatah Al-Sisi ante la reunión del Foro Económico Mundial

Tuesday، 26 May 2015 - 12:00 AM

la reunión del Foro Económico Mundial

Con el nombre de Alá, el clemente y misericordioso

Su Majestad el Rey Abdalá II de Jordania,

Presidente Ejecutivo del Foro Económico Mundial,

Sus Excelencias y Altezas,

Señoras y señores,

Permítanme en primer lugar expresar mi felicidad por aceptar la invitación de participar en este importante foro que se celebra hoy en el Reino Hachemita de Jordania bajo los auspicios de mi hermano el rey Abdalá II. La región árabe experimenta unos cambios radicales y hace frente a unos enormes desafíos en los planos políticos, económicos y de seguridad. La gravedad y profundidad de estos desafíos requiere la colaboración de la comunidad internacional con los nacionales pertinentes para enfrentarlos. Dichos esfuerzos no darán fruto sino a través de una estrecha cooperación entre los gobiernos, el sector privado y las organizaciones de la sociedad civil para analizar las razones de estos desafíos y conocer los métodos de superarlos con el fin de realizar las esperanzas y las aspiraciones de progreso y desarrollo de los pueblos árabes.

Estarán de acuerdo conmigo en que nadie podía entender los cambios en la zona a través visiones externas o prejuicios. Por lo tanto, nadie, ni de dentro o ni de fuera de la región, debe sacar provecho de la situación de liquidez que acompaña a los tiempos de cambio para imponer unos determinados puntos de vista a los países de dicha región o para someterlos a una determinada ideología o forma de pensar. El presente lo hacen sólo los pueblos a través de su voluntad y su conciencia mientras que el futuro pertenece a los jóvenes que son los únicos que podrán trazar sus aspectos por medio de sus aspiraciones y sus capacidades.

El fortalecimiento del papel de la juventud ya no es un lujo sino que se ha convertido en una necesidad indispensable en sobre todo los países y las comunidades con un gran porcentaje de jóvenes que representan la esperanza del futuro y la energía que debe ser explotada y correctamente orientada para impulsar la producción y crear la esperada modernización y desarrollo. De ahí que la creación de oportunidades de trabajo y el aumento de las tasas de empleo son cruciales para proteger a los jóvenes e invertir sus energías para evitar las consecuencias del descuido de este sector vital de la sociedad y del dejarle presa del extremismo y el terrorismo teniendo en cuenta que gran parte de los jóvenes son competentes en el uso de la moderna tecnología y la comunicación electrónica que debemos evitar su uso para difundir las ideas extremistas desviándose así de su verdadero objetivo de divulgar la cultura y el conocimiento además de facilitar la comunicación constructiva entre los diversos pueblos y civilizaciones.

 

El reto que plantea la inversión en los jóvenes no es simplemente uno de los asuntos de la agenda de los gobiernos, sino es una cuestión fundamental que debe ser el tema principal de la cooperación y la integración de los esfuerzos entre los gobiernos y el sector empresarial. Ya que todos estamos en el mismo barco y la prosperidad a que aspiramos y la paz y la estabilidad que queremos para un desarrollo sostenible no se lograrían sin la cooperación y la integración entre el gobierno y las instituciones privadas en nuestra región así como entre ésas y sus homólogas en los otros países y regiones. Las amenazas que enfrentamos en el mundo de hoy son transfronterizas y ninguno de nosotros puede permitirse el lujo de no cooperar y no coordinar para que podamos erradicarlas.

El estancamiento intelectual provocado por el extremismo religioso o sectario se agrava con la desesperación, la frustración y el retroceso de los valores de las distintas formas de justicia. Por consiguiente, nuestros esfuerzos de lucha contra el extremismo y el terrorismo deben estar acompañados con impulsos hacia un futuro lleno de libertad, igualdad y pluralismo y libre de opresión, injusticia y exclusión. Estos esfuerzos no se pueden realizar sin planes paralelos para erradicar la pobreza que materializan la otra cara de los derechos básicos del ser humano en nuestra región. De ahí, no es aceptable que la pobreza siga siendo uno de las causas de  sufrimiento de buena parte de nuestros pueblos a pesar de las enormes capacidades económicas de las que gozan.

La erradicación de la pobreza no se realizará sin un amplio desarrollo económico e industrial fuerte, flexible y sostenible que engloba en sus prioridades la asistencia a las microempresas y a las pequeñas y medianas empresas e industrias por ser uno de los elementos más importantes del desarrollo integral y que pueden fomentar la innovación y la creatividad en la zona de Oriente Medio y el Norte de África, y crear nuevas oportunidades de trabajo para absorber el aumento del número de trabajadores y hacer frente al fenómeno del desempleo especialmente entre los jóvenes.

En Egipto nos hemos enfrentado al peligro de la imposición de la opinión única y la exclusión de todos los que la oponen. Nuestro pueblo ha podido vencer a esta intentona y ha sido capaz de afrontar la intimidación y los actos de violencia que la acompañaron con toda valentía para asegurar el futuro de las próximas generaciones en Egipto. Convivimos hoy en nuestra región riesgos similares que obtienen sus ideas de la misma fuente y que tienden a destruir la estructura de los Estados y menoscabar a los pueblos a través del terrorismo. Se aprovechan para ello de la pertenencia religiosa, sectaria o étnica para reclutar y movilizar los jóvenes que había sufrido con anterioridad de la falta de inversión en sus capacidades y sus talentos. En Egipto, entendemos, como un estado rico por sus jóvenes, la necesidad e incluso la obligación de construir el futuro de nuestros países y nuestra zona empezando por el presente.

Entendemos que tenemos una ventana demográfica que se extiende hasta el año 2050 para sacar partido de las fuerzas y las capacidades de la juventud en edad de trabajar durante ese período.  Es lo que nos insta fuertemente a implementar serios y ambiciosos proyectos para aprovechar estas fuerzas. En este marco, el gobierno egipcio ha empezado a llevar a cabo un programa integral de desarrollo hasta el año 2030 que tiende a atraer e incentivar las inversiones a trabajar en un clima seguro y estable.  

Se basa en iniciar un proyecto de reforma económica y desarrollar el clima de inversión a través de la revisión de todas las legislaciones pertinentes con el fin de impulsar el movimiento de inversiones y la captación de capital. Estas gestiones se han coronado con con la promulgación de la ley de inversión cuyo reglamento ejecutivo será promulgado en breve. Asimismo se han llevado a cabo enmiendas legislativas tales como la regulación de los trámites de impugnar los contratos públicos, la enmienda de la ley de protección de la competitividad y de prohibición de las prácticas monopolistas, la ley de sociedades y la ley de las zonas económicas especiales.

El gobierno ha lanzado también una serie de enormes proyectos de desarrollo, encabezados por el proyecto del nuevo canal de Suez considerado como un salto económico y comercial enorme tanto a nivel nacional como a nivel internacional; el proyecto de desarrollo del Triángulo de Oro lleno de reservas minerales; el proyecto de desarrollo de la costa del norte y la zona desértica adyacente; el proyecto del este de Al-Ouinat. Además de otros proyectos que se finalizarán pronto como el centro Logístico internacional de almacenamiento de granos y diversos proyectos productivos que contribuirán en crear nuevos empleos para los jóvenes.  

Se me ha dada la oportunidad de echar luz sobre estos esfuerzos durante la conferencia de apoyo y de desarrollo de la economía egipcia en la ciudad de Sharm el Sheij en el pasado mes de marzo. Un evento que tuvo una amplia participación internacional tanto de los estados como del sector público mundial. Se saldó con la firma de muchos acuerdos para lanzar grandes proyectos económicos que incluyeron importantes proyectos en el ámbito de producción de energía eléctrica además de la orientación a la dependencia en la energía renovable de modo que facilita el inicio de más actividades económicas y el aumento de las inversiones en los diferentes ámbitos.   

Asimismo el gobierno egipcio trabaja para desarrollar las redes de protección social y de apoyo para apoyar a los pobres y los de recursos limitados. Hemos lanzado el programa “Karam Wa Takafu (dignidad y solidaridad)” con nuestros socios de desarrollo con el fin de reforzar las redes de protección social en Egipto y ampliarlas de acuerdo con mecanismos y criterios transparentes y eficaces cuya finalidad es garantizar que las subvenciones lleguen a los segmentos sociales más débiles que lo merecen y mejorar el nivel de los servicios a los que se prestan.  

Egipto ha logrado de hecho una mejora económica notable últimamente. Es lo que atestiguan los informes de las instituciones económicas y financieras internacionales, las previsiones positivas sobre la economía egipcia y la elevación del nivel de la confianza en la misma. Se destaca al respecto la valoración de las instituciones de clasificación crediticia que modificaron sus previsiones y perspectivas para la economía egipcia mejorando la clasificación de “estable” a “positiva”. En paralelo a los éxitos a nivel económico, mantenemos nuestro firme compromiso con la implementación total de la hoja de la ruta política aprobada tras la revolución del 30 de junio de 2013. Ya se ha celebrado un referéndum sobre la constitución y las elecciones presidenciales que tuvieron una amplia participación popular en un contexto transparente y honesto. Efectivamente se están tomando actualmente las medidas para la organización de las elecciones parlamentarias para ultimar la construcción de las instituciones del estado.   

Confío en que el presente foro tendrá conversaciones constructivas e interacciones fructíferas que reforzarán las relaciones de trabajo entre los participantes así como pondrán las bases de nuevas y extendidas relaciones que sacarán partido de las ideas que se plantearán durante las reuniones y los simposios. Partiendo del interés de Egipto por contribuir en el reforzamiento y la profundización de las relaciones y facilitar más  oportunidades para el intercambio de visiones y el conocimiento de las ideas creativas, anuncio que Egipto acogerá la próxima reunión del Foro Económico Mundial para el Oriente Medio y el Norte de África en mayo de 2016 en la ciudad de Sharm El Sheij. Les invito a todos a participar en ella con ambición y aspiración al futuro a través del pensamiento y el trabajo serio que suelen caracterizar las reuniones del Foro Económico Mundial.

Aspiro a verles de nuevo en el territorio de Egipto y a darles la bienvenida como huéspedes y socios leales para realizar los intereses comunes que desembocan en la prosperidad y la estabilidad de nuestros pueblos.  

Gracias

Noticias Relacionadas

Más visitado

From To