22 September 2019 10:56 PM

Es la guerra

Sunday، 21 February 2016 - 04:13 PM


1. De la provincia de Damietta a la de Quena pasando por Kafr
Ash-Sheij se han repartido las víctimas de las explosiones de Sinaí.
Constituyen el mayor atentado terrorista con más de 30 mártires y unos
25 heridos, algunos en estado grave luchando entre la vida y la muerte.
Es lo que quiere decir que todo Egipto ha sido castigado por el
terrorismo y que vengará. A pesar de ello, la confianza del pueblo en el
ejército y sus capacidades sigue sin mermarse. Esto no es algo banal
dado que quebrantar dicha confianza es uno de los objetivos del
terrorismo.   2- El
terrorismo ha ganado sin duda esta batalla donde queda claro que ha
utilizado la metodología de los ejércitos profesionales (un camión
cargado de explosivos se empotra en un puesto de control del ejército y
al mismo tiempo actos de sabotaje de las carreteras que llevan al lugar
del incidente para cortar el paso a las provisiones que podían haber
llegado). Por consiguiente, no queda al ejército y al pueblo egipcios
más remedio que la opción de la guerra con sus diferentes decisiones,
procedimientos e implicaciones.  Los que escalaron las operaciones
terroristas a este nivel se arrepentirían mucho ya que con ello
liberaron a las fuerzas armadas de las restricciones que tenían en
cuenta en su lucha contra el terrorismo.  
3- La política aplicada hasta ahora–incluso en las universidades- fue
la de la reacción o la defensa. Esperábamos a que el terrorismo
perpetrara sus crímenes y luego intentábamos perseguirle en defensa de
la sociedad y detener al agresor. En la guerra, ya no será aceptable
estar a la defensiva, hay que tomar la incitativa para acorralar al
crimina y reducir su capacidad de atacar e incluso liquidarle si es
posible antes de que cometa su crimen. En el caso de Sinaí, esto
requeriría peinar la zona de los peligros estimada en 7 km2 en la
frontera norte de la península.
4- Si la primera decisión promulgada por el presidente fue declarar el
estado de emergencia en algunas zonas del Sinaí durante un período de
tres meses, esto debe ser sólo el primer paso no el último de las
decisiones que debe tomar. Lo cierto es que hay más medidas que exige el
estado de guerra que libra nuestras fuerzas armadas contra el
terrorismo tales como declarar una parte del territorio de Sinaí “una
zona de guerra”. Es decir que debe ser evacuada de los civiles para que
el enfrentamiento con los terroristas sea claro y drástico.   5- No hay diferencia entre ellos: Ansar BEit Al-Maqdes, los yihadistas, los takfiristas
(incredulizadores) todos son secuaces de los Hermanos Musulmanes.
Deberíamos acordarnos del presidente Mohamed Morsi cuando se levantó
hace días desde el banquillo de los acusados para reclamar a sus
partidarios fortalecer sus golpes…. Habrán ganado una batalla pero la
historia no ha conocido aún a un país done ha ganado el terrorismo la
guerra.

Noticias Relacionadas

Más visitado

From To