17 June 2019 09:50 AM

Discurso de Su Excelencia el Presidente Abdelfatah Al-Sisi con ocasión de la Graduación de Facultades Militares y la Inauguración de la Base Militar Mohamed Naguib

Tuesday، 25 July 2017 - 12:22 PM

 

 

 

Discurso de Su Excelencia el Presidente Abdelfatah Al-Sisi

Con ocasión de la Graduación de Facultades Militares y la Inauguración de la Base Militar Mohamed Naguib

 

Señoras y señores,

Si me permiten, quisiera acogerles de nuevo en los territorios egipcios entre sus jóvenes que celebramos hoy su graduación de sus facultades e instituciones. Su presencia hoy entre nosotros es una confirmación de la unidad y la solidaridad árabes y una nueva prueba de lo que reúne nuestros países y pueblos de un destino común y una colaboración constructiva para hacer frente a los desafíos que está enfrentando nuestra nación árabe. En mi nombre y en nombre del pueblo egipcio les expreso mi gratitud, reconocimiento y respeto a ustedes y a sus pueblos hermanos.

Gran pueblo de Egipto,

Hoy estamos celebrando juntos la graduación de nuevas promociones de los fieles jóvenes de Egipto, armados con lo que han recibido en sus facultades e instituciones de unas ciencias modernas, alto entrenamiento, una integral formación de personalidad, para que se suman al gran ejército de Egipto en sus diferentes fuerzas y obtengan oportunamente el honor de defender la patria, proteger sus fronteras y salvaguardar la dignidad humana de sus ciudadanos.

Celebramos hoy también la inauguración de una gran base militar que representa los logros de desarrollo a los que han llegado las Fuerzas Armadas que equivalen a las últimas bases militares en el mundo. Una base que lleva el nombre del ex presidente, Mohamed Naguib, en reconocimiento de su contribución nacional y una prueba de la fidelidad de Egipto a uno de sus hijos  que se ha dedicado al trabajo nacional en un momento crucial e idóneo y no dudó ni un instante en mostrar valentía y coraje que merecen rendir homenaje a su nombre con respeto y reconocimiento.

Los héroes de las Fuerzas Armadas,

Mis queridos graduados,

Hoy empiezan su carrera profesional en una crítica situación regional e internacional que os requiere mantener el mayor grado de vigilancia y disponibilidad a compartir, además, ser conscientes de una serie de los principios básicos que espero que sean su guía durante el próximo periodo.

Sabed que el honor de servir nuestro Estado no es nada comparable y que el sacrificio en búsqueda de su paz, estabilidad y dignidad es un deber a todos sus fieles ciudadanos.

Deben saber también que las Fuerzas Armadas a las que se incorporan hoy es una prestigiosa institución nacional que se ha encargado históricamente de preservar este Estado y proteger los derechos de sus ciudadanos. Es además una institución que posee sólidas tradiciones militares que se basa en la eficiencia, la responsabilidad, la disciplina  y la total lealtad al Estado.

Para que ustedes lo sepan, el gran pueblo egipcio, siempre depositó plenamente su confianza en su ejército que le presta su aprecio, respeto y apoyo. Este ejército estaba siempre a la altura de sus responsabilidades y la relación entre el pueblo y sus Fuerza Armadas se mantendrá un secreto egipcio auténtico y un pacto eterno.

Hijos e hijas, asumid esta responsabilidad y sed digno de este honor, sed un modelo a seguir, mantened la ética y la disciplina militar, y seguid la búsqueda de la ciencia moderna con diligencia. Por encima de todos, sabed tanto el valor de su patria, insistid a levantar su bandera, mantener su gloria y contribuir a su protección y desarrollo.

Y a las familias de los graduados digo: quiero felicitarles por sus hijos y les rendimos el homenaje por enseñar a sus hijos el valor de sacrificio, dedicación y  patriotismo. Les aseguro que sus hijos son los de todo Egipto, Egipto está orgulloso de ellos, y nunca olvidará a sus hijos leales.

En esta ocasión, deseo, asimismo, rendir un homenaje bien merecido a las almas de los mártires de Egipto de los héroes de las fuerzas armadas y la policía, que han sacrificado sus vidas preciosas para que el pueblo egipcio viva en seguridad. Digo a sus familias hoy: este es una patria agradecida que siembre es generosa con sus hijos. Egipto y su pueblo reconocen sus sacrificios y dolores, por ellos,  siempre serán  cuidados y protegidos por la patria. Además, la memoria de nuestros héroes será siempre un título de esperanza, un símbolo de inspiración y un ejemplo de sacrificio para todos nosotros.

Asimismo, deseo felicitar sinceramente a los nuevos graduados de los países árabes hermanos, que compartieron la educación, la formación y la disposición al combate con los hijos de Egipto. Decimos hoy a todo el mundo que compartimos la construcción y no la destrucción, la cooperación y no la conspiración, para mantener la paz y no para sembrar la discordia y el conflicto entre las naciones y los pueblos.

Gran pueblo de Egipto,

Celebramos mañana la 650 aniversario de la gran Revolución del 23 de Julio, este día inmortal de Egipto en la que los egipcios recuperaron la gestión de su país y comenzaron  luego una marcha larga y una ardua de lucha para lograr sus esperanzas de independencia, libertad y desarrollo. La influencia de esta Revolución superó las fronteras de Egipto e inspiró a los pueblos a lo largos del mundo para que la liberación nacional se convierta en una realidad dando por sentado el derecho de la autodeterminación a los pueblos.

En este día recordamos el difunto presidente egipcio Gamal Abdel Nasser, líder de la Revolución de 1952, quien encarnó las esperanzas de los egipcios hacia la libertad y la dignidad. Durante su mandato el nombre del país se ha vuelto importante regionalmente e internacionalmente y se esforzó al máximo para afrontar a los desafíos de su época.

Hermanas y hermanos,

Egipto se ha enfrentado a muchos retos impuestos por épocas y tiempos sucesivos. Anteriormente, Egipto estaba librando batallas en pro de la libertad y la independencia, pero hoy está luchando dos batallas difíciles: una contra el  terrorismo y la otra para realizar el desarrollo económico y social.  

Está muy claro que la naturaleza de las guerras se ha cambiado y que el enemigo se ha vuelto desconocido. Nunca recurre al enfrentamiento directo, sino al terror a quienes viven en paz generando frustración, y esto no lo vamos a permitir.

El terrorismo es un fenómeno complicado que tiene muchos aspectos, lo más importante es el papel de los países y las autoridades que apoyan y financian el terrorismo. Nunca podemos acabar con el terrorismo a través de enfrentarlo solamente en el terreno pasando por alto la red de su financiación, su apoyo logístico, así como su promoción intelectual a través de los medios de información. No se puede tolerar a quién financia el terrorismo con mil millones de dólares causando la muerte de nuestros ciudadanos mientras habla del respeto a los derechos de la hermandad y la vecindad. Decimos a ellos: nos importa la sangre de los inocentes, y lo que hacéis no pasará sin castigo.

Aseguro que Egipto, seguirá una nación amante de paz que lo respaldará con toda la fuerza de su ejército, su policía, sus intelectuales y todos sus hijos. Egipto nunca someterá a las amenazas del terrorismo y sus patrocinadores. Los egipcios seguirán rechazando la depresión.

Gran pueblo de Egipto,

El terrorismo nunca servirá de pretexto para interrumpir  la vida cotidiana de la sociedad a pesar de que su enfrentamiento requiere grandes cargas y exigencias excepcionales. El terrorismo nunca ha sido un pretexto para no seguir avanzando en la reforma de nuestra economía con el fin de realizar el desarrollo global. Por el contrario, lucha contra el terrorismo servirá como incentivo para esforzarse más a todos los niveles al mismo tiempo.

Permítanme asegurarles que sus enormes logros realizados y los enormes esfuerzos gastados día tras día en todos los ámbitos de la vida en cada pulgada del suelo egipcio son la mejor respuesta ante los intentos maliciosos de sus enemigos para socavar sus esfuerzos, por un lado, y la única manera de realizar sus propias esperanzas y aspiraciones hacia el futuro por el otro.

En este contexto, déjenme preguntarles claramente: "¿Cual es el futuro que aspiramos a Egipto?

Si todos estamos de acuerdo que soñamos con un fuerte, desarrollado y moderno Egipto, donde todos los egipcios disfrutan de un nivel de vida digno, así como servicios de salud y educación distinguidos, entonces, es la responsabilidad de todos nosotros, ya que hay una obligación moral y nacional sobre todos nosotros. Es nuestro deber hacer que la gente sea consciente de que nuestro único camino hacia la realización de nuestras aspiraciones es proseguir la reforma económica radical integrada y soportar sus cargas hasta cosechar finalmente sus frutos.

A lo largo de muchas décadas y por diferentes razones, la estructura de la economía egipcia no estaba dando lugar a la utilización óptima de los recursos, en consecuencia, sufrimos los efectos acumulativos de las crisis económicas, y así, se ha convertido en algo inevitable, que nuestra generación lleve a cabo esta tarea ardua y sienta las bases sólidas para un nuevo Egipto, en que los egipcios disfrutan de progreso y prosperidad.

Estamos firmemente avanzamos en este camino con una firme determinación, adoptando un enfoque científico sistemático para llevar a cabo una reforma económica sólida.

Abrimos nuestras puertas a las inversiones serias, ya sean egipcios, árabes o extranjeros, y creamos oportunidades de trabajo para los jóvenes con el fin de que coincida con la  tasa muy elevada de crecimiento de la población. Al mismo tiempo, nos esforzamos para hacer frente a los desequilibrios estructurales del presupuesto general y aumentar los ingresos del Estado con el objetivo de permitir que el ciudadano sienta un salto tangible en los servicios públicos, como la salud y la educación, por medio de implementar programas de protección social y rodear la pobreza.

Avanzamos en este camino con plena confianza de que el pueblo egipcio es capaz de distinguir entre lo bueno y lo malo, consciente de sus intereses con total sabiduría y decidido a completar la reforma económica en curso para cosechar sus frutos en el futuro. Un futuro decente y una próspera patria a que todos aspiramos.

Por último, quisiera extender mis saludos una vez más a todos ustedes. Felices retornos del día.

¡Que Allah proteja la seguridad de Egipto y la prosperidad de la nación árabe!

¡Viva Egipto!

Que la Paz, la Misericordia y las Bendiciones de Allah sean con todos ustedes.

 

Noticias Relacionadas

Más visitado

From To