24 October 2019 07:04 AM

Título V<br>Sistema del Gobierno<br> Capítulo Segundo<br>Sección 1ª <br> El Presidente de la República

Monday، 24 February 2014 12:00 AM

(Traducción no oficial)

Artículo 139

El Presidente es el Jefe del Estado y del poder ejecutivo. Cuida los intereses del pueblo, salvaguarda la independencia y la integridad territorial de la patria, cumple con las disposiciones de la constitución y asume sus responsabilidades en la forma prescrita en la misma.

Artículo 140

El Presidente de la República será elegido por un período de cuatro años que comienzan desde el día final del mandato de su predecesor. El Presidente sólo podrá ser reelegido una vez más.

El proceso de elección presidencial empieza, al menos, 120 días antes de la conclusión del mandato presidencial. El resultado deberá ser anunciado al menos 30 días antes del final del período antes determinado.

El Presidente de la República no deberá ocupar ninguna posición partidista durante su mandato presidencial.

Artículo 141

Un candidato presidencial tendrá que ser de nacionalidad egipcia, nacido de padres egipcios, no debe haber poseído, ni él ni sus padres ni su esposa, otra nacionalidad. Deberá gozar de sus derechos civiles y políticos, haber hecho el servicio militar o haberse eximido legalmente del mismo, y tener cumplidos 40 años de edad a la hora  de la nominación. La ley determinará las demás condiciones de la presentación al cargo de presidente de la República.  

Artículo 142

Un prerrequisito para la presentación a la elección presidencial es la recomendación de, al menos, 20 miembros electos del Congreso de los Diputados, o avales, como mínimo, de 25.000 ciudadanos que tengan derecho al voto, en al menos 15 gobernaciones, con un mínimo de 1.000 firmas de cada gobernación.

A nadie se le permitirá apoyar a más de un candidato, como queda establecido en la ley.

Artículo 143

El Presidente de la República será elegido mediante el sufragio universal directo  y secreto, con una mayoría absoluta de votos válidos. Los procedimientos para elegir al presidente de la República serán regulados por ley.

Artículo 144

Antes de asumir el cargo presidencial, el Presidente de la República tendrá que hacer el siguiente juramento ante el Congreso de los Diputados: “Juro por Dios Todopoderoso, sostener lealmente el sistema republicano, respetar la Constitución y la ley, defender los intereses del pueblo y salvaguardar la independencia y la integridad territorial de la patria”.

En caso de que el Congreso de los Diputados se encuentre disuelto, el juramento deberá hacerse ante el Tribunal Constitucional Supremo.

Artículo 145

La ley determinará la remuneración del Presidente de la República que no deberá recibir ningún otro salario ni retribución. Ninguna alteración en la remuneración del Presidente será aplicada durante el mismo mandato presidencial en el que ha sido aprobada.

Mientras ocupa el cargo, al presidente de la República no le está permitido, sea personalmente o a través de un intermediario, ejercer ninguna profesión ni gestionar ningún negocio, ni comercial ni financiero ni industrial. Tampoco está permitido al Presidente comprar o alquilar ninguna propiedad del estado, de las personalidades jurídicas de derecho público, de las empresas del sector público o las del sector público empresarial, ni alquilar o vender o negociar con el Estado ninguna parte de su propiedad privada, ni cerrar ningún contrato con el Estado como vendedor, proveedor o contratista. Cualquier acción al respecto quedaría nula.  

El Presidente tendrá que presentar, ante el Congreso de los Diputados, un informe de su patrimonio al ocupar el puesto, antes de dejarlo y al final de cada año. El informe deberá ser publicado el boletín oficial.

Al presidente de la República no le está permitido conceder a sí mismo ninguna condecoración, orden o medalla.

Si el Presidente recibe regalos en efectivo o en especie, por motivo del puesto presidencial, personalmente o mediante un intermediario,  dichos regalos deberán depositarse en a la Tesorería General del Estado.

Artículo 146

El Presidente de la República nombra al primer ministro quien deberá formar el Gobierno y presentar su programa al Congreso de los Diputados.

Si el Gobierno no obtiene la confianza de la mayoría parlamentaria en un período no superior a 30 días, el Presidente debe designar a otro primer ministro propuesto por el partido o la coalición que ostenta la mayoría de escaños en el Congreso de los Diputados. Si el Gobierno del nuevo primer ministro no obtiene la confianza parlamentaria dentro de 30 días, el Congreso quedará disuelto y el Presidente de la República deberá convocar nuevas elecciones para elegir un nuevo congreso dentro de los sesenta días posteriores al decreto de disolución del Congreso.

En todo caso, el total de los períodos mencionados en este artículo no deberá pasarse de los 60 días.

En caso de llegar a resolver el Congreso de los Diputados, el primer ministro presentará su Gobierno y su programa al nuevo Congreso en su primera reunión.

Si se elige un gobierno del partido, o de la coalición, que cuenta con la mayoría de los escaños del Congreso,  el Presidente de la República tendrá derecho a nombrar, previa consulta con el primer ministro, a los ministros de Defensa, Interior, Exteriores y Justicia.  

Artículo 147

El Presidente de la República puede relevar el gobierno de sus funciones a condición de que lo apruebe la mayoría de los miembros del Congreso de los Diputados.

El Presidente de la República podrá hacer una remodelación ministerial, previa  consulta con el primer ministro y la aprobación del Congreso de los Diputados con una mayoría absoluta de los asistentes, siempre que no sea inferior al tercio de los miembros del Congreso.  

Artículo 148

El Presidente de la República podrá delegar algunas de sus competencias al primer ministro, a los viceprimer ministros, a los ministros o a los gobernadores, que no podrán redelegarlas a otros, de acuerdo con la forma establecida por ley.

Artículo 149

El presidente de la República puede convocar reuniones con el Gobierno para discutir asuntos importantes y es quién preside las sesiones a las que asiste.

Artículo 150

El Presidente de la República, en colaboración con el Gabinete, tendrá establecer la política general del Estado. Ambos vigilarán su implementación de la forma prescrita en la Constitución.

El presidente de la República podrá emitir un informe sobre la política general del Estado ante el Congreso de los Diputados al inicio de las sesiones ordinarias anuales.

El Presidente podrá dirigir otros comunicados o transmitir mensajes al Congreso.

Artículo 151

El Presidente de la República representa al Estado en las relaciones internacionales, concluye los tratados y los ratifica tras la aprobación del Congreso de los Diputados. Dichos tratados tendrán fuerza de ley después de su publicación, de acuerdo con las disposiciones establecidas en la constitución.

Hay que convocar al electorado a referéndum sobre todos los acuerdos de paz y alianza, así como todos los tratados relacionados con derechos de soberanía y no podrán ser refrendados sino después de anunciar los resultados positivos de la consulta.

En ningún caso se puede concluir un tratado contrario a las disposiciones de la Constitución o que implica la renuncia a una parte de los territorios del Estado.

Artículo 152

El Presidente de la República será el Comandante Superior de las Fuerzas Armadas. No podrá declarar la guerra ni enviar las Fuerzas Armadas en misiones de combate fuera del territorio del Estado, excepto previa consulta al Consejo Nacional de Defensa y la aprobación del Congreso de los Diputados, por una mayoría de las dos terceras partes de sus miembros.

En caso de que el Congreso no esté reunido, hay que consultar al Consejo Superior de las Fuerzas Armadas, y conseguir la aprobación del Consejo de Ministros y el Consejo Nacional de la Defensa.  

Artículo 153

El Presidente de la República designará y destituirá al personal civil y militar, a los representantes diplomáticos, y acreditar a los representantes políticos de otros países y organizaciones, tal como establece la ley.

Artículo 154

El Presidente de la República podrá declarar, previa consulta con el Consejo de Ministros, el estado de emergencia regulado en la ley. Dicha declaración deberá ser presentada al Congreso de los Diputados, en los siguientes siete días, para tomar una decisión al respecto.

Si el Congreso de los Diputados no estuviese en el período ordinario de sesiones, deberá reunirse inmediatamente.  

En todos los casos, la declaración del estado de emergencia deberá ser aprobada por una mayoría de los miembros del Congreso. La declaración deberá ser por un tiempo concreto, no superior a los tres meses y sólo podrá ser ampliado por un periodo igual, tras la aprobación de dos terceras partes de los miembros del Congreso.

Si el Congreso estuviera disuelto, la declaración del estado de emergencia deberá ser aprobada por el Consejo de Ministros, a condición de que sea remetido al nuevo Congreso de los Diputados en su primera reunión.

El Congreso de los Diputados no podrá ser disuelto durante el estado de emergencia.

Artículo 155

El Presidente de la República podrá otorgar indultos o atenuar sentencias.

La amnistía general sólo podrá ser decretada por ley aprobada por una mayoría de los miembros del Congreso de los Diputados.

Artículo  156

En caso de que un evento tenga lugar fuera del período ordinario de sesiones del Congreso de los Diputados, y que requiera tomar medidas urgentes de modo que no pueden ser pospuestos, el Presidente de la República deberá convocar el Congreso a una reunión extraordinaria para analizar el asunto en cuestión.   

Si el Congreso de los Diputados estuviera disuelto, el Presidente de la República podrá emitir decretos con fuerza de ley a condición de que sean remitidos, debatidos y aprobados dentro de los primeros 15 días del período de sesiones del nuevo congreso. Si dichos decretos son presentados, debatidos y no fueron aprobados, se revocaría retroactivamente su efecto legal sin necesidad de emitir una resolución al respecto, excepto si el congreso apruebe su validez en el período anterior o decide arreglar sus consecuencias. 

Artículo 157

El Presidente de la República podrá solicitar celebrar un referéndum en cuestiones importantes relacionadas con los intereses supremos del Estado, siempre que no contradiga a las disposiciones de la presente Constitución.  

Si la consulta electoral es sobre más de una cuestión, la votación deberá ser sobre cada una de ellas, por separado.  

Artículo 158

El Presidente de la República podrá presentar su dimisión al Congreso de los Diputados, y si éste está disuelto, deberá presentarla a la Asamblea General del Tribunal Constitucional.

Artículo 159

La acusación del Presidente de la República de incumplir las disposiciones de la constitución, de traición mayor, o de cualquier otro delito grave deberá estar basada en una moción firmada, como mínimo, por una mayoría de los miembros del Congreso de los Diputados. La resolución de acusación sólo puede ser emitida por una mayoría de las dos terceras partes de los miembros del Congreso, previo interrogatorio realizado por el Fiscal General. En caso de tener un impedimento, el Fiscal General será sustituido por uno de sus asistentes.  

En cuanto se dicte la sentencia, el Presidente de la República será suspendido de sus funciones; éste deberá ser tratado como un obstáculo temporal que le impida ejercer sus competencias hasta que se emita un veredicto final.

El Presidente de la República deberá ser juzgado ante un jurado especial, dirigido por el Presidente del Consejo Supremo del Poder Judicial, incluyendo como vocales al vicepresidente más veterano del Tribunal Constitucional Supremo, el vicepresidente más veterano del Consejo de Estado, y a los dos presidentes más veteranos de los Tribunales de Apelación; el proceso deberá ser llevado ante el jurado por el Fiscal General. En caso de que uno de los magistrados mencionados tenga algún impedimento, éste será sustituido por su sucesor más veterano. Los veredictos del Tribunal son irrevocables.

Los procedimientos de interrogación y juicio serán regulados por la ley. En caso de condena, el Presidente de la República deberá ser relevado de su puesto, sin prejuicio de otras penas.

Artículo 160

Si el Presidente, en caso de un obstáculo temporal, queda inhabilitado para ejercer las funciones presidenciales, el Primer Ministro deberá actuar en su lugar.

Y en caso de que el puesto del Presidente quede vacante por motivo de dimisión, muerte, inhabilitación permanente para trabajo u otra razón, el Congreso de los Diputados deberá anunciar la vacante. Si dicho anuncio es por cualquier otra razón, deberá ser aprobado, por lo menos, por una mayoría de dos terceras partes de los miembros del Congreso que tiene que informar a la Comisión de Elecciones Presidenciales. El Presidente del Congreso de los Diputados deberá asumir temporalmente la autoridad presidencial.

Si el Congreso de los Diputados no estuviera elegido, la Asamblea General del Tribunal Constitucional Supremo y su presidente sustituirán al Congreso y su presidente en los casos antes mencionados.

En todo caso, un nuevo presidente deberá ser elegido en un periodo que no supere los 90 días desde la fecha en la que el puesto se queda vacante. En este caso, el mandato presidencial empezará a partir de la fecha del anuncio de los resultados de las elecciones.

El Presidente Interino de la República no puede presentarse como candidato a la presidencia, ni pedir la enmienda de la constitución ni disolver el Congreso de los Diputados ni destituir al Gobierno.

Artículo 161

El Congreso de los Diputados podrá presentar una moción de censura contra el Presidente de la República y pedir una convocatoria de elecciones presidenciales anticipadas a partir de una petición motivada y firmada por lo menos por una mayoría de los miembros del Congreso y aprobada por dos terceras partes de los mismos. No se puede presentar una petición de este índole, por la misma razón, más que una sola vez durante todo el mandato presidencial. 

Una vez aprobada la propuesta de una moción de censura, se planteará la retirada de la confianza al Presidente de la República y la convocatoria de elecciones presidenciales anticipadas en un referéndum universal al que convocará el Primer Ministro. Si la mayoría apruebe la moción de censura, se relevará al Presidente de su cargo y éste se quede vacante. Las elecciones presidenciales anticipadas se celebrarán dentro 60 días desde la fecha del anuncio del resultado del referendo. Si el resultado de la consulta fuera negativo, el Congreso de los Diputados se considera disuelto y el Presidente de la República convocará la elección de un nuevo congreso dentro de los 30 días posteriores a la fecha de la disolución.  

Artículo 162

Si el cargo del Presidente de la República se queda vacío, coincidiendo con la convocatoria de un referéndum, o con las elecciones del Congreso de los Diputados, la prioridad se concederá a la elección de un presidente de la República y el Congreso seguirá reunido hasta conclusión de dichas elecciones. 

Más visitado

From To