09 December 2019 07:59 PM

El terrorismo en el-Sinaí

Tuesday، 09 September 2014 12:00 AM

Artículo de Moetaz Abdel-Fatah publicado en Al-Watan , el lunes- 27 de enero de 2014

«Egipto está en estado de guerra» es un término utilizado por los analistas militares cuando perciben que una amenaza verdadera y directa afecta las instituciones o los intereses vitales del Estado. Esta frase tiene triple sentido: una guerra total, (en la que el Ejército y toda la sociedad se movilizan contra otro país o nación como, por ejemplo, la guerra de 1973 contra Israel); guerra limitada (como, por ejemplo, la lucha o combate de una autoridad central contra grupos terroristas o bandas criminales); o guerra civil (como en el caso de que haya una división en las filas de un ejército de un Estado por motivos étnicos o ideológicos, o como resultado de alianzas internacionales, como lo que pasó recientemente en Sudán del Sur). Egipto nunca supo, a lo largo de toda su historia moderna, este último tipo, pero sí se enfrentó al segundo tipo, que requiere librar una lucha limitada contra ciertas fuerzas terroristas.

Ahora estamos en una situación ambigua en lo que se refiere a la diferencia entre grupos como el grupo yihadista Ansar Beit al Maqdis y el de los Hermanos Musulmanes.

Hay quienes hablan de que los líderes de la Hermandad Musulmana están financiando a estas organizaciones terroristas con el fin de que sean un puñal en la espalda del Estado egipcio. Otros hablan de una alianza integrada entre la Hermandad y dichos grupos yihadistas, pero, sin duda alguna, los Hermanos Musulmanes les están dando la cubertura política, presentando a los funcionarios en los aparatos del Estado egipcio (sobre todo en el Ejército y en la Policía) como “desviados” o “los que suspenden la aplicación de la legislación de Dios” y, por consiguiente, se puede violar la santidad de su sangre, matándoles y luchando contra ellos.

Se plantea esta pregunta: ¿Acaso los terroristas, que pretenden aplicar el Islam, no piensan que podrían fácilmente matar a gente inocente que no pertenece a la categoría desviada?!

En otras palabras, si, como pretenden, hay una categoría equivocada y desviada, bueno, ¿por qué matan, a sangre fría, a los niños, mayores y mujeres sin el menor sentimiento de culpa?

De nuevo, los takfiristas (los que tachan de infieles a los demás) se apoyan en una fetwa pronunciada por Ibn Taymiyyah, en un contexto completamente diferente. Se trataba de una estratagema usada por los tártaros con el objetivo de derrotar a los ejércitos musulmanes. Capturaban a algunas de las mujeres y niños musulmanes y usarlos como escudos humanos. Así, los ejércitos musulmanes no pueden tener la iniciativa de librar un ataque contra los tártaros, ya que un ataque significa, necesariamente, la matanza de otros musulmanes y, por eso, los tártaros siempre tenían la ventaja de arrancar el ataque.

Ibn Taymiyyah, que percibió bien esta técnica militar, consideró que el sacrificio de algunos de los musulmanes es un deber sólo cuando se busca preservar las vidas de mayor número de musulmanes y evitar la destrucción de la civilización islámica, ya que la necesidad no conoce ley.

Sin embargo; la catástrofe moral y religiosa se reside en que estos terroristas y sus partidarios, creen que el asesinato de los oficiales y soldados, del ejército y la policia, es igual a la matanza de los tártaros. Es, sin duda, una aberración flagrante, religiosa y moralmente, y una amenaza directa a la seguridad del Estado egipcio.

Por añadidura, tenemos que enterarse de nuestras prioridades, y creo que son tan claras. Los egipcios están tristes, ya que murieron algunos de los suyos sin que, hasta ahora, se realiza la justicia, lo que impulsa a algunos a participar en manifestaciones y organizar acampadas, que, a veces, se convierten en una escena de violencia mutua, aumentando, así, el número de los muertos y mártires de los militares y civiles. Nadie es capaz de percibir que estamos cavando un agujero muy profundo cada día más, y nunca pensamos cómo podremos salir de ello. Hasta ahora, no hemos logrado el objetivo original, o sea  la justicia, y no está claro para mi cómo podemos lograrla con este caos que vivimos.

A veces, el comportamiento de los perjudicados parece justo, pero los métodos usados, especialmente en este tiempo inconveniente y vago, hace que algunos de nosotros se aliñan a los enemigos de la patria.

Más visitado

From To