24 October 2019 07:05 AM

En la era de Mubarak

Tuesday، 03 December 2013 12:00 AM

 

Mubarak heredó unos sindicatos relativamente domados tanto por las leyes como por las prácticas de sus antecesores, Nasser y Sadat. De ahí que el rasgo más llamativo de los sindicatos durante el mandato de Mubarak fue la desaparición de la autonomía de estas organizaciones frente al Estado y el deterioro de las relaciones entre los trabajadores y sus sindicatos, que tomaron una posición abiertamente progubernamental, oponiéndose a las reivindicaciones de los trabajadores.  

Debido a que los planes de reestructuración llevados a cabo durante los ochenta eran insuficientes como para impulsar el desarrollo económico del país, el Gobierno emprendió a mediados de los noventa un programa de ajuste estructural y de reforma económica, que se basaba en la privatización de gran parte de las empresas públicas, acompañada de paquetes de jubilación anticipada de trabajadores, medida que provocó muchas protestas de los trabajadores y enfrentamientos con sus representantes sindicales. En este contexto, fue aprobada la Ley nº 12 de 1995 que debilitó aún más el vínculo entre trabajadores y sindicatos y, endureció los requisitos a los trabajadores que querían presentarse a las elecciones sindicales.

La mencionada posición progubernamental de los miembros sindicales se vio reflejada en  reacción pasiva de los sindicatos por la Ley de Trabajo Unificado, Ley nº 12 de 2003, que no fue aprobada en el Parlamento hasta abril de 2003, sin verdaderas modificaciones respecto a la versión original de 1996. En efecto, esta ley dio escasas concesiones a los trabajadores, la más significativa consistía en el derecho a la huelga, condicionada a que sea autorizada por la Federación General de los Sindicatos Egipcios. 

La huelga de los trabajadores de la industria textil de la ciudad de Al- Mahalla Al- kubra, el 7 de diciembre de 2006, ha marcado el inicio de una nueva era de protestas con el estallido de grandes movilizaciones y huelgas obreras. A lo largo de 2007, no se cesaron las protestas y las huelgas que se extendieron tanto al sector público como al privado, para protestar contra la corrupción y los bajos salarios.

El 6 de abril de 2008 se produjo un nuevo estallido de las protestas obreras, conocido como la gran huelga del 6 de abril. Empezando con una huelga por parte de los trabajadores de Al- Mahalla Al- kubra, se convirtió en una convocatoria a una huelga general contra la subida de los precios y la corrupción. En las protestas, los medios de comunicación, dependientes de la oposición, desempeñaron un rol muy importante movilizando a los interesados. Algunos de los jóvenes activistas, que habían llamado a la huelga general en los blogs y las redes sociales (facebook y twitter), crearon un movimiento titulado “Jóvenes del 6 de Abril”, que más tarde jugó un papel protagonista en la movilización para la revolución de 25 enero 2011.  

En contraste con los sindicatos, han sido complicados los esfuerzos del régimen de Mubarak para mantener el dominio y el control sobre los colegios profesionales debido a dos factores. Primero: La politización de los colegios profesionales, empezada en la época de Sadat, se va aumentando, hasta tal grado que los partidos de la oposición cooperaban dentro de estos colegios en un intento para adquirir cierta autonomía del dominio del Estado. Segundo: El surgimiento en los colegios profesionales de un nuevo fenómeno que consiste en la infiltración y participación de los Hermanos Musulmanes en los colegios profesionales a un grado que eclipsaba cualquier otra oposición.

Para reforzar su control sobre los colegios profesionales, el Gobierno promulgó la Ley nº 100 de 1993 sobre las elecciones de los colegios profesionales. Según esta ley, las elecciones se consideran válidas sólo cuando al menos 50% de los miembros registrados participe en la primera vuelta electoral y un 30% en la segunda. Si no se alcanza el porcentaje estipulado, la ley permite al Gobierno nombrar a los miembros del consejo sindical. Además, la nueva ley transfirió la organización y supervisión de la elección de los funcionarios de los Colegios Profesionales a los jueces, por lo cual estos centros ya no eran libres para convocar elecciones sin haber obtenido antes una autorización judicial. 

Al margen del trabajo de los colegios profesionales, surgieron algunos movimientos de protesta contra la situación de los colegios y la situación política del país en general pidiendo cambios, como: Abogados por el Cambio, Periodistas por el Cambio y los Ingenieros Democráticos. Actualmente, existe en Egipto 25 colegios profesionales.

Más visitado

From To