18 October 2019 01:54 PM

Época contemporánea

Sunday، 10 May 2015 12:00 AM

جمال عبد الناصر

Gamal Abdelnasser lideró la revolución de 1952 que tuvo muchos logros como la ley de reforma agraria que limitó la propiedad, expropiando e indemnizando a los propietarios. 

Dicha revolución ha logrado sus objetivos en el desarrollo de la industria y la producción con la construcción de Alta Presa (1960-1970) después de la nacionalización del Canal de Suez para conseguir la financiación necesaria para dicha tarea. Asimismo, el país progresó en los ámbitos de educación, salud, construcción y agricultura.

A nivel de la política exterior, la recién nacida revolución egipcia se solidarizó con los movimientos de liberación árabes y adoptó el principio del neutralismo positivo, es decir la no-alineación ni con el bloque occidental ni con el oriental.

Tras la muerte de Abdelnasser el año 1970, el poder fue asumido por el presidente Anwar el-Sadat quien inició la preparación del Estado para la guerra de la liberación poniendo todos los medios a disposición de las fuerzas armadas. El 6 de octubre de 1973 fue el día decisivo, los ejércitos de Egipto y Siria lanzaron en el mismo momento una ofensiva para liberar los territorios árabes de la ocupación israelí. El ejército egipcio ganó la batalla llegando a izar la bandera egipcia sobre la ribera oriental del Canal de Suez sólo unas horas después del comienzo del ataque. As-Sadat

La gran victoria lograda en dicha batalla impulsó al presidente Sadat a intentar solucionar el conflicto árabe-israelí de forma tajante estableciendo una paz justa y duradera en la zona de Oriente Medio. En este contexto, se firmó el Tratado de Paz con Israel el 26 de marzo de 1979 bajo los auspicios de Estados Unidos una vez que la histórica visita de Sadat a Israel en 1977 había allanado el camino para la paz. Israel se retiró completamente de la península de Sinaí el 25 de abril de 1982. Más adelante remató su retirada de los territorios egipcios ocupados en 1967 evacuando la franja fronteriza de Taba en cumplimiento del fallo del arbitraje  internacional. 

Tras el asesinato del presidente Anwar Sadat, Sufi Abu Taleb, presidente de la Asamblea del Pueblo, asumió la presidencia de acuerdo con la Constitución de 1971. Su mandato duró sólo ocho días desde el 6 de octubre de 1981 hasta el 14 de octubre 1981.

Revoluciones del 25 de enero y del 30 de junio:

En octubre de 1981, el presidente Mubarak tomó las riendas del poder en Egipto procurando desde el inicio de su mandato lograr una estabilidad política, una paz social y una unidad nacional así como asentar los principios de la democracia y la soberanía de la ley. Sin embargo, los últimos años de su gobierno experimentaron amplias protestas que se fueron acrecentando hasta el estallido de la ira popular el 25 de enero de 2011 obligándole a renunciar a su cargo 18 días después en el 11 de febrero de este año.

Fueron 18 días memorables en la historia del Egipto moderno. El muro del miedo cayó y el pueblo ejerció su derecho a rechazar la tiranía y la injusticia. El período de transición, posterior a esta revolución, fue pilotado por el Consejo Superior de las fuerzas armadas que entregó las riendas del poder al presidente electo, Mohamed Mursi, el 30 de junio de 2012. Luego, llegó la revolución del 30 de junio de 2013 para revertir la tendencia de la revolución y recuperar la patria y las esperanzas del 25 de enero en una vida noble, una libertad, una justicia social y una dignidad humana.

La Revolución del 30 de junio puso en marcha una hoja de ruta de transición hacia un régimen democrático empezando por la suspensión temporal de la Constitución y la celebración de elecciones presidenciales anticipadas.

En su calidad de presidente del Tribunal Constitucional, Adli Mansur se hizo cargo temporalmente de la presidencia el 4 de julio de 2013. Durante su mandato que terminó el 8 de junio de 2014 consiguió el primero y el segundo paso de la hoja de ruta de Egipto.

El martes 3 de junio de 2014, la Comisión Electoral Presidencial declaró la victoria de Abdelfatah Al-Sisi en las elecciones presidenciales egipcias con el 96,91 % de los votos válidos. Asumió la presidencia de la Republica el 8 de junio 2014.

Después de dos revoluciones, el gran pueblo egipcio ha demostrado con todas sus fuerzas nacionales - apoyado por el fuerte ejército nacional - su capacidad de permanecerse unido frente a los desafíos que amenazan a su propio destino.

A pesar de las dificultades, el gobierno del presidente Al-Sisi avanza firme y coherentemente para satisfacer las ambiciones de los egipcios a través de una serie de megaproyectos, encabezados por el proyecto del nuevo canal de Suez, lanzado en agosto de 2014, el centro logístico internacional de cereales en el puerto de Damietta y el proyecto de la bonificación de un millón de feddanes, entre otros.

 

Más visitado

From To