24 August 2019 06:05 PM

Al- Israa wal Mirag

Sunday، 24 November 2013 12:00 AM

Al- Israa wal Mirag

La vigésimo séptima noche del mes lunar de Ragab, los musulmanes conmemoran uno de los sucesos más importantes y extraordinarios en la vida del profeta Muhammad: su Viaje Nocturno (Israa) y la Ascensión (Mirag) al más elevado de los cielos.

Con el término “Israa” se refiere al viaje nocturno que Allah hizo emprender al Profeta y que lo llevó desde la Mezquita Haram de Meca a la Mezquita de Al-Aqsa, en Jerusalén. Desde ahí, Muhammad ascendió por los diferentes cielos alcanzando alturas que no son dadas a imaginar ni a hombres ni a genios, y volvió luego a la Meca la misma noche. Este segundo viaje en vertical recibe el nombre de Mirag.

Al-Israa wal Mirag tuvo lugar aproximadamente el décimo año después del comienzo de la Revelación del Corán, el mismo año en el que Muhammad sufrió dos graves pérdidas. La primera fue la muerte de su tío Abu Talib, el hombre que le dio todo su apoyo y su cariño desde pequeño, y la segunda, apenas dos meses después, fue el fallecimiento de su querida esposa, Jadiyah. Dicho año que se dio a conocer como “el año de la tristeza” experimentó los peores periodos de persecución de los musulmanes a manos de los idólatras de Meca. De ahí que viene este viaje como una especie de consuelo al profeta en estos malos momentos.

El Profeta llevó a cabo ese fabuloso viaje en espíritu y cuerpo. De pensarse que lo realizó tan solo en espíritu, la cosa no sería tan sorprendente; pero la concurrencia del cuerpo es lo que lo hace verdaderamente excepcional.

El viaje empezó cuando el Profeta, acompañado por el arcángel Gabriel, montó sobre Al-Buraq, un animal de naturaleza mística más grande que un asno pero menor que un mulo, y cuyo paso alcanzaba los límites de la vista. Entró en la Mezquita al-Aqsa, y ahí encabezó a todos los Profetas y mensajeros de Dios, dirigiendo una oración, en una alusión a que el Islam es el sello de todas las religiones celestes y la última palabra de Dios a la gente.

Después, Gabriel lo condujo al primer cielo, luego al segundo, al tercero hasta el Azufaifo del Límite (Sidrat al-Muntaha), que marca el final del séptimo cielo, y es el último punto que pueden alcanzar las criaturas. Durante esa Noche, fue impuesta a los musulmanes la práctica de la oración (El- Salat) cinco veces al día. Y le fue enseñado a Muhammad el paraíso y como se recompensarán a los fieles, y el infierno y como se castigarán a los idólatras y a los incrédulos. El Profeta volvió a la Meca la misma noche para seguir con su mensaje promoviendo el Islam entre las diferentes tribus de la península arábiga.

Más visitado

From To