29 June 2022 03:11 AM

Discurso del Presidente durante el Foro Global sobre Recuperación ante la Pandemia

Thursday، 24 February 2022 - 12:00 AM


En el nombre de Allah el Misericordioso,
Damas y caballeros,

Quisiera agradecer a la Organización Internacional del Trabajo, por la organización de este importante evento, que reúne a los jefes de Estado y de Gobierno, como responsables de formular e implementar las políticas de sus países nacionales, y con líderes de varias de las más importantes organizaciones, bancos e instituciones financieras internacionales, cuya alianza con los gobiernos contribuye a dar forma a las tendencias mundiales en diversos temas internacionales que nos preocupan y afectan a nuestros pueblos y a nuestro futuro, así como a los representantes de los trabajadores y empresarios, que juegan un papel muy importante, en un mundo en el que todos somos conscientes de la magnitud del traslape entre los diversas crisis internacionales, y el alcance de su amplio impacto en todos los aspectos de la vida.

Con esto en mente, me he asegurado de participar con ustedes hoy, en este importante diálogo sobre la recuperación de la pandemia y el futuro del sistema internacional en un mundo nuevo, que se perfila ante nosotros día tras día.

Después de más de dos años, desde el comienzo de una crisis internacional que asoló las condiciones económicas y sociales, y en su impacto superó las crisis más severas del mundo, creo que estarán de acuerdo conmigo, que cualquier intento de superar las repercusiones de esa crisis debe tener como foco principal al ser humano, la pandemia de Corona fue, y sigue siendo, una crisis humanitaria en general, no solo una crisis sanitaria, económica o social.

Egipto ha sido capaz de superar muchas de las consecuencias de la crisis del “Corona” en los últimos dos años, a través de políticas financieras, económicas y sociales, que han demostrado su éxito y eficacia, y aun así contribuyó a crear un estado de estabilidad y la confianza internacional en la capacidad de la economía egipcia para resistir, absorber y superar las crisis.

De hecho, a pesar de la crisis, Egipto también pudo implementar iniciativas ambiciosas para elevar el nivel de vida de los ciudadanos en el campo y las áreas más necesitadas, a través de la iniciativa “Vida Decente”, y extendiendo la red de seguridad social a cientos de miles de familias, a través del programa “Solidaridad y Dignidad”, que contribuyó a aliviar la carga de la pandemia, así como los esfuerzos de Egipto para promover la inclusión financiera, la integración de la economía informal y la digitalización.

Damas y caballeros,

La franqueza nos obliga a aceptar que esta crisis ha puesto claramente de manifiesto debilidades en algunos aspectos del sistema internacional, que debemos detenernos y discutir, a fin de encontrar soluciones efectivas para superarlas.

Por lo tanto; Me gustaría hablar con ustedes hoy sobre el futuro del sistema internacional en los próximos años, su capacidad para responder a las crisis globales urgentes y sus consecuencias multidimensionales.

En este sentido, permítame hacerle una serie de preguntas:
¿Podemos soportar las consecuencias del hecho de que alrededor del “61%” de la fuerza laboral mundial permanece en la economía informal, además del hecho de que alrededor de “4” mil millones de personas carecen de seguridad social?
Si la respuesta es no, y creo que lo es, entonces la segunda pregunta lógica es: "¿Tenemos la capacidad de salir, colectivamente, de la crisis y mirar hacia un futuro mejor?"
Y si la respuesta es sí, y creo que también lo queremos, ¿qué camino debemos tomar
¿Seguimos con las viejas políticas o tratamos de buscar nuevas?

Permítanme también presentarles una serie de puntos que pueden contribuir a la discusión sobre estas cuestiones:

Primero - Hemos coincidido en la dificultad de continuar con la situación actual, por lo que también debemos coincidir en que no hay salida de esta crisis, sin políticas integradas, mecanismos efectivos para su implementación y capacidad financiera para hacerlo, y estos desafíos encontrarán muchos países en desarrollo y menos adelantados, grandes dificultades para trascenderlo.

Segundo - La recuperación de la crisis es posible, si existe una voluntad internacional sincera y todas las partes están comprometidas con el principio de distribución de cargas y responsabilidades, en el marco de una verdadera asociación internacional, con mecanismos claros y responsabilidades específicas.

Tercero - El reordenamiento de prioridades, que suele acompañar las etapas posteriores a las crisis, no debe llevarnos a caminos divergentes que impidan nuestros esfuerzos colectivos para alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible, o debiliten la confianza que todos hemos depositado en estos objetivos y los mecanismos para su implementación, con sus dimensiones económica, social y ambiental.

Cuarto - La importancia del papel de las instituciones y organizaciones internacionales en la formulación de políticas de trabajo que puedan encontrar soluciones a los problemas sociales que surgen y se desarrollan rápidamente, de una manera que puede exceder la capacidad del actual sistema internacional para seguirles el ritmo y adaptarse a ellos. 

Aquí me gustaría señalar la centralidad de lo que está haciendo la Organización Internacional del Trabajo en este contexto, en especial el “Llamado mundial para una recuperación integral y sostenible”, que fue aprobado por la Conferencia Internacional del Trabajo en 2021, para ser un claro plataforma de acción de todas las partes, para lograr una recuperación integral y sostenible centrada en las personas.

Damas y caballeros,

La crisis climática mundial y sus consecuencias negativas, sin duda, ensombrecen los esfuerzos de nuestros países para recuperarse de la pandemia y superar sus múltiples efectos, especialmente en los países en desarrollo.

A pesar de esto, nuestro mundo actual no puede darse el lujo de esperar, o dejar de hacer el esfuerzo necesario, para enfrentar el cambio climático y evitar sus efectos.

Por lo tanto, reitero la necesidad de encontrar formas de permitir que los países en desarrollo cumplan con sus compromisos y aumenten la ambición de su acción climática, de conformidad con el “Acuerdo de París”, sin perjuicio de los principios de equidad y justicia transicional, al tiempo que brindan protección social, y apoyar los esfuerzos para lograr el desarrollo y erradicar la pobreza.

Esto no será posible sin brindar un entorno internacional favorable que contribuya a movilizar los fondos necesarios para que los países en desarrollo apoyen sus esfuerzos para enfrentar el cambio climático y adaptarse a sus efectos, construir la capacidad para soportarlo, poniendo en práctica los compromisos y reduciendo las brechas que enfrenta la acción climática internacional, en todos los niveles.

Esto es algo de lo que aspiramos lograr, durante la presidencia de Egipto de la próxima cumbre climática, en Sharm el-Sheikh a fines de este año, y trabajaremos con todas las partes de manera imparcial y transparente para ese fin.

En conclusión, espero recibir las conclusiones y resultados que emita el foro, que reflejarán las valiosas discusiones y deliberaciones que tuvieron lugar durante el mismo, y confío en que contribuirán a mejorar nuestra comprensión del tamaño y dimensiones del problema global que enfrentamos, y caminos para avanzar en la búsqueda de soluciones efectivas al mismo que satisfagan las aspiraciones y esperanzas de nuestros pueblos.

Gracias!

Noticias Relacionadas

Más visitado

From To